Infección en los oídos (Otitis externa)

El oído está conformado por una parte externa que va desde el pabellón auricular hasta el tímpano, una parte media desde tímpano hasta el final de los huesecillos (martillo, yunque y estribo) y el oído interno donde están la cóclea y los nervios. En esta ocasión, nos vamos a enfocar en las infecciones de la parte más externa del oído, es decir, el conducto auditivo.

Las infecciones que se dan a este nivel suelen suceder cuando la gente tiene contacto con albercas, ambientes húmedos o en lugares donde el oído se moje con facilidad, lo que ocasiona que esta agua pueda infectar la piel del conducto y generar molestias posteriores. Incluso, en algunos pacientes que tengan alterada la anatomía del conducto, estas infecciones suelen repetirse.

Los principales síntomas de la infección en oído externo es el dolor, que a veces puede ser tan fuerte que es incapacitante. Puede acompañarse de dolor de cabeza, dolor a la palpación del pabellón auricular, enrojecimiento del mismo, sensación de oído tapado, sordera parcial, secreción purulenta a través del conducto, comezón y ataque al estado general como lo principales.

Sólo un médico debe revisar el conducto auditivo con un otoscopio y determinar el tipo de infección a tratar. En casa podemos limpiar con un algodón seco la secreción acumulada, tapar los oídos al bañarnos para evitar que caiga más agua e infecte o se complique el padecimiento,
podemos tomar algún analgésico de tipo Paracetamol para aliviar las molestias.

Este tipo de infecciones son en mayor frecuencia del tipo bacterianas, por lo que se requiere de un tratamiento a base de antibióticos para tratarlas exitosamente.

Dra. Gisela Luna Rico
Lic. Médico Cirujano
Universidad Anáhuac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *