Síndrome de intestino irritable (Colitis), ¿qué es?

 

El tracto digestivo comienza desde la boca y termina hasta el ano, en los diferentes fragmentos de éste se desarrollan procesos importantes para la salud humana. Ahora nos centraremos en el colon, donde pueden acontecer mecanismos de inflamación que generan incomodidad en quien lo padece.

El colon se encarga de dar consistencia a la materia fecal, también se lleva a cabo la absorción final de líquidos para expulsar los desechos. El síndrome de intestino irritable es la inflamación del colon que por consecuencia genera síntomas cómo dolor abdominal constante o episódico, inflamación, gases, meteorismo, ruidos intestinales, diarrea o estreñimiento que se pueden presentar una o la otra, o coexistir; sensación de alivio a la expulsión de heces y sensación de plenitud.

Se puede presentar todos o sólo algunos. La causa no está bien definida. En algunos pacientes se puede presentar debido a una mala alimentación y situaciones de estrés o nerviosismo. La podemos tratar con acciones simples como: aumentar la ingesta diaria de fibra comiendo frutas con cáscara como manzanas, peras, y otras sin cáscara, que por sí solas contienen mucha fibra, como la piña. La papaya y la ciruela pasa son laxantes naturales, por lo que pueden ayudar en los episodios de estreñimiento. Cuando la ingesta de fibra no es suficiente, la debemos de acompañar de abundante agua, disminuir el consumo de grasas y alimentos que generen gases como col, coliflor, calabazas, huevo, frijoles, habas y lentejas. Evitar alimentos irritantes o comidas muy condimentadas.

Debido a que esta enfermedad se presenta con un componente nervioso o de estrés, es conveniente que acudamos a terapia psicológica si por nuestra cuenta no logramos estar en equilibrio. También podemos practicar ejercicios de relajación como yoga, pilates, ejercicios de meditación y ejercicios de respiración. Incluso, podemos realizar actividades que nos relajen, éstas pueden ser las que más nos gusten como: leer, caminar, paseos, jugar con una mascota, escuchar música, etcétera.

Si nada de esto controla los síntomas, debemos acudir con nuestro médico para que nos ayude a tratar las molestias.
Dra. Gisela Luna Rico
Lic. Médico Cirujano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *