¡Un fuego! Conoce el herpes labial

En esta ocasión vamos a hablar de un padecimiento muy común en la población que puede llegar a ser muy doloroso y molesto para quien lo sufre, esto es el
Herpes labial, o herpes simple oral o fuegos labiales.

Los fuegos labiales con lesiones de forma redonda, pequeñas, llenas de líquido con borde rojo, que pueden aparecer en una sola lesión o varias, agrupadas, ocasionan dolor en la zona, comezón, ardor, escozor, picor, y se pueden diseminar a varios sitios de los labios. Son causadas por el virus del Herpes Simple que se contrae por contacto con otra persona infectada. Ya sea contacto directo, por saliva o por relaciones sexuales. Es una infección crónica que puede tener brotes en diferentes épocas de la vida. No hay una cura, pero existen medicamentos que pueden disminuir el tiempo del brote y aliviar las molestias.

Este tipo de infecciones al contraerse quedan alojadas en el cuerpo y se expresan cuando las defensas del paciente disminuyen o la persona está sometida a diferentes tipos de estrés, por ejemplo, laboral, por enfermedad, por medicamentos inmunodepresores, coexistencia de otras enfermedades inmunodepresivas, etcétera. Es importante comprender que cuando las lesiones aparecen, el paciente es altamente infeccioso, por lo que éste debe de abstenerse de tener contacto directo con otras personas, es decir, evitar besar en la boca o en la mejilla, no manipular las lesiones, lavado frecuente de manos, evitar relaciones sexuales orales, como los principales. Cuando las lesiones hayan cicatrizado por completo, el paciente ya no corre riesgo de contagiar el virus. Aunque se deben tener medidas de cuidado, estos pacientes pueden continuar con sus labores diarias.

El aseo de la zona con jabón neutro es importante para que la piel no se infecte por alguna bacteria. Siempre es importante acudir con su médico para un diagnóstico certero y un tratamiento adecuado que puede ser desde medicamentos para acortar la duración de las lesiones hasta medicamentos para controlar el dolor o las
molestias que las vesículas ocasionan.

Dra. Gisela Luna
Lic. Médico Cirujano
Universidad Anáhuac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *